Historia

Historia

Palacio del siglo XIX. Propiedad del padre de Inés Luna, situado en el término municipal de Pozos de Hinojo, aunque en sus orígenes pertenecía al término de Traguntia, provincia de Salamanca. Tras la muerte de su padre, Inés Luna, hizo de este lugar su sitio predilecto para pasar largas temporadas.

Actualmente reformado y convertido en Posada, este Palacio conserva su estructura original y está rodeado de unos magníficos jardines de encinas, donde se puede pasear y admirar sus fuentes, el estanque y la piscina. Fue la primera casa que disponía en aquella época de luz, agua caliente y todas las comodidades impensables en ese momento.

En los aledaños de la Posada aparece una preciosa Capilla, así como otro edificio anexo actualmente remodelado, destinado a exposiciones, cursos, reuniones de empresa y celebraciones familiares.